El impacto de Suplementar Sustituto Lácteo en el desarrollo y Salud de los Lechones Durante y Después del Periodo de Lactación

0
3815

Dr. Rafael Cabrera
Ralco Nutrición, Inc. Marshall, MN
www.apligen.com.mx

Introducción

La presión de selección aplicada a la alta prolificidad y los altos niveles de nutrientes requeridos para facilitar altos pesos al destete han hecho la alimentación de las genéticas porcinas modernas un “Estado de Arte” en la mayoría de las producciones comerciales porcinas. El hecho de que iniciamos la preñez en la cerda prolífica cuando ella tiene entre 125 y 145 kilos de peso corporal y luego moviliza reservas corporales para lactar 10-11 lechones es un trabajo altamente exigente si tenemos en cuenta que su desarrollo corporal no se completa hasta los 200-250 kilos de peso corporal. Productores porcinos han sentido un alto grado de responsabilidad moral y social de hacer todo lo que está en su poder de salvar todos los lechones que nacen después del parto. También ellos reconocen que cualquier esfuerzo en mejorar la salud y la ganancia de peso diaria durante los primeros días después del nacimiento tendrá un tremendo impacto más allá del periodo de la lactancia.

Este articulo explica el uso de sustituto lácteo durante la lactancia con el propósito de maximizar el número de lechones producidos en las explotaciones porcinas dado el alto índice de prolificidad de la genética porcina moderna. También enfatiza el impacto que tiene la suplementación en el desarrollo y la salud de los lechones más allá del periodo de la lactancia durante el cual la cerda también juega un papel extremadamente importante.

Reduciendo la Diferencia

La cerda prolífica moderna tiene la habilidad de producir tanta leche (si la expresamos por unidad de peso corporal) como una vaca lechera de alta producción. Cerdas altamente prolíficas producen en promedio 10.9 kilos de leche/día y el mayor 10% producen hasta 13.6 kilos de leche/día. Esto permite un crecimiento diario por lechón de 256 y 311 gramos respectivamente durante un periodo de lactación de 21 días. No obstante esta producción de leche limita el potencial de crecimiento de los lechones si comparamos que el potencial de crecimiento de los lechones en promedio (cuando la leche no es una limitante) es de 390 gramos/día/lechón en un periodo de 21 días de lactancia1. Esta capacidad de crecimiento se ve limitada al octavo día después del nacimiento cuando la producción de leche de la cerda se convierte en una limitante para el potencial de crecimiento de los lechones.

Durante un periodo de 21 días de lactancia podemos observar dos etapas de crecimiento muy distintas. Los primeros 7-8 días de lactancia cuando los lechones reconocen a la cerda como la “única fuente de vida” y la producción de leche es suficiente para el crecimiento de los lechones. La segunda etapa es los últimos 11 a 12 días de lactancia cuando el potencial de crecimiento de los lechones es mayor que la producción de leche de la cerda. La respuesta de por cuánto tiempo suplemento leche durante la lactancia depende de cuáles son nuestros objetivos: reducir la mortalidad pre-destete o incrementar el peso al destete. Nosotros recomendamos suplementar un sustituto lácteo durante todo el periodo de la lactancia si queremos reducir la mortalidad pre-destete e incrementar el peso al destete al mismo tiempo.

El problema de suplementar un sustituto lácteo en el pasado tiene dos énfasis: 1) la incapacidad de suministrar el sustituto lácteo de una forma económicamente factible (la pérdida de la leche puede alcanzar entre 30-40% cuando usamos un sistema de distribución de leche erróneo) y 2) la baja calidad de los sustitutos lácteos disponibles en el mercado. Nosotros hemos diseñado un sistema de distribución de leche que permite una relación de leche:ganancia de 1:1 y muchas veces hasta más baja. Nuestro sustituto lácteo tiene la habilidad de “aglutinarse” o reducir su paso en el intestino delgado permitiendo más tiempo para las proteínas del sustituto lácteo de ser absorbidas.

Nosotros siempre hemos encontrado resultados positivos cuando suplementamos leche desde las primeras 24 horas después del nacimiento hasta el destete. En un estudio realizado en México con hembras primerizas pudimos reducir la mortalidad pre-destete en un neto 2.2% (10.8% vs. 8.6%) e incrementar el peso al destete en 0.3 kilos (4.3 kilos vs. 4.6 kilos). El estudio más completo realizado por nuestro equipo técnico fue hecho (Tabla 1) en alianza con un productor de 80,000 cerdas. Los resultados muestran un incremento en el número de lechones destetados de 0.5 lechón/camada y un incremento en el peso al destete de 0.45 kilos/lechón. La relación leche:ganancia fue de 1.04:1.0. Estos resultados pueden ser usados como parámetros para determinar los beneficios económicos cuando suplementamos un sustituto lácteo durante la lactancia.

Tabla 1. Los Beneficios de Suplementar un Sustituto Lácteo en un Sistema de Producción Porcino de 80,000 Cerdas a

Variables

Grupo Control

Grupo Sustituto Lácteo

Lechones /Camada

11.1

11.1

Lechones Destetados/Camada

9.8

10.3

Lechones Destetados Neto/Camada

0

0.5

Peso Destete, Kg

5.7

6.2

% weaned < 3.6 Kg

4.25

2.10

Leche en Polvo/cerdo, Kg

0

0.5

a 56 camadas por tratamiento.

La Penalidad de Bajo Peso al Nacimiento y al Destete

El porcentaje de lechones de bajo peso (menores de 1.1 kilos) al nacimiento es de un 12-13% de la camada3 y este porcentaje representa un reto serio a la salud y el aspecto financiero de una explotación porcina. El problema con la salud es que estos lechones no crecen adecuadamente en la etapa de desarrollo durante el cual un buen número de vacunas se aplican. La respuesta a vacunas depende directamente del estado nutricional, salud y fisiológico del lechón. Los lechones pequeños son considerados los más “virémicos” en un hato porcino2. El segundo problema es que su tasa de crecimiento desde el nacimiento hasta el mercado es extremamente baja, el cual resulta en un peso bajo al mercado reduciendo así el valor económico obtenido cuando vendemos estos lechones. Su contribución económica es extremamente baja cuando se compara a los gastos incurridos criando esos lechones.

El Dr. Deen ha estudiado el impacto de lechones de bajo peso al estado financiero de una explotación porcina. El estimó que para un objetivo promedio de peso al mercado de 118 kilos, lechones que pesan menos o igual de 90 kilos, para el tiempo que deben de desalojarse el edificio de engorda, pueden costar por encima de $34 dólares/lechón debido a la penalidad de descarte impuesta por el procesador. El también ha estimado que lechones vendidos a 95 y 100 kilos pueden perderse $12 y $7 dólares/cerdo vendido respectivamente. Estas condiciones que aplican al mercado de USA solamente. El señala que lechones de bajo peso son naturalmente más susceptibles a enfermedades, los cuales pueden diseminar más enfermedades y causar otros cerdos que crezcan menos.

Mediante la suplementación de sustituto lácteo, nosotros hemos podido reducir (ver Tabla 1) el porcentaje de lechones menores a 3.6 kilos al destete en un 50%. En otro estudio, una granja tradicionalmente ha destetado 1,800 lechones a la semana y reportando 125 lechones que generalmente eran rechazados por los supervisores de Sitio II. Después de nosotros implementar la tecnología de suplementar leche en un 30% de las jaulas de parición, la cantidad de lechones rechazados fue reducida a 50 lechones4 (60% reducción). Esto es un ahorro económico sustancial ya que esos lechones menores de 3.6 kilos al destete son destruidos o no se reciben ninguna compensación económica, son considerados lechones de “No Valor” cuando son vendidos como lechones de destete. Esto representa un gran reto financiero si consideramos que este porcentaje de lechones destetados menores de 3.6 kilos puede ser entre 8-10% de la población total de lechones destetados asumiendo una distribución de peso al destete normal.

Nuestra experiencia es que la suplementación de un sustituto lácteo ayuda a todos los lechones (pequeños, medianos y grandes) independientemente de sus pesos en las jaulas de parición. No obstante la mayor respuesta en términos de incremento al peso al destete la hemos observado con lechones pequeños y grandes (un aumento de 0.8 kilos y 0.7 kilos respectivamente) durante un periodo de 19 días de lactancia cuando los comparamos con lechones que no recibieron suplementación.

El peso al destete será un indicio de cuán rápido los lechones crecerán durante el desarrollo y la finalización. Nosotros hemos conducido un estudio en el cual analizamosel impacto del peso al destete en los días de finalizción (Tabla 2). No estuvimos sorprendidos cuando descubrimos que un incremento de 0.9 kilo al destete (4.5 kilos vs. 5.4 kilos), los lechones más pesados fueron capaces de alcanzar un peso al mercado de 125 kilos en 8 días más temprano (176.8 días vs. 168.8 días respectivamente). Esto es un ahorro enorme en costos de alimentación, medicamentos y eficiencia en las instalaciones de finalización.

Tabla 2. Impacto del Peso al Destete en los Días al Mercado

Peso Destete, Kg

Peso Final

Edad a los 125 Kg, Días***

4.5

119.4

176.8

5.4

122.7

168.8

6.3

125.0

167.8

7.2

123.9

164.8

8.2

125.8

162.9

>8.6

126.5

160.9

¿Son más Saludables los Lechones que reciben un Sustituto Lácteo?

Lechones que reciben un sustituto lácteo durante la lactancia tienen la tendencia a tener una mejor transición y ganar más peso después del destete cuando se comparan con lechones que no recibieron sustituto lácteo de acuerdo a nuestra experiencia con los productores que están usando nuestra tecnología de suplementación de leche. Esta observación indica que no solamente tenemos el beneficio de alcanzar un mayor peso al destete sino también el tener una mejor transición de leche materna a alimento sólido Estudios de investigacion5 han reportado que, a los 46 días de edad, lechones suplementados con sustitutos lácteos habían depositado más proteína (10%), más grasa (17%) y agua que lechones criados con la cerda. También reportaron un incremento en el largo de las vellosidades en el intestino delgado de un 74%. Esto permite una mayor habilidad de los lechones suplementados con el sustituto lácteo de contrarrestar cualquier problema digestivo que normalmente ocurren después del destete. El incremento de la deposición de proteína y grasa puede venir de dos fuentes: la leche de la cerda y del sustituto lácteo. Generalmente observamos que lechones suple- mentados con sustituto lácteo son más viables y por ende más fuertes, lo cual les permite estimular la cerda más vigorosamente e incrementar la producción de leche en la cerda. La toma del calostro de la cerda (alto contenido de anticuerpos o inmunoglobulinas) ha probado jugar un papel muy importante en la salud de los lechones más allá del periodo de lactancia ya que los anticuerpos no son transferidos a los lechones antes del parto.

En nuestras investigaciones con lechones suplementados con sustituto lácteo y puramente criados con la cerdallo y la mortalidad final. En un estudio de 1,200 lechones (600 en cada grupo) mostró que la diferencia de la mortalidad desde el nacimiento hasta el rastro fue de un 9% a favor de los lechones suplementados con sustituto lácteo en un sistema de producción positivo a PRRS e inestable. Varios productores nos han manifestado que la única razón por la cual ellos suplementan un sustituto lácteo durante la lactancia es porque observan una mejora en el estado sanitario de los lechones en las etapas de desarrollo y la engorda. Esta observación es consistente con nuestros datos de investigación.

Conclusión

La tecnología de suplementar un sustituto lácteo tienen sus múltiples beneficios si se maneja adecuadamente. Una discusión franca y honesta debe de tenerse con los trabajadores de granja para discutir los beneficios de la misma y convencerlos en vez de “forzarle la idea”. También es importante que todos entiendan que esta tecnología no es reemplazo de las buenas prácticas de manejos de producción sino una herramienta más para llevar sus índices productivos a un nivel más alto. Entrenamiento y mantenimiento del equipo de distribución del sustituto lácteo son claves para extraer todos los beneficios que esta tecnología ofrece.

Referencias

  1. Boyd, R.D., R.E. Kensinger, R.J. Harrell and D.E. Bauman. 1995. Nutrient uptake and endocrine regulation of milk synthesis by mammary tissue of lactating sows. In International Lactation Biology Symposium (Ed. H.A. Tucker, J.A. Pettigrew). J. Anim. Sci. 73 (Suppl. 3):35-56.
  2. Deen, J. 2003. The Price You Pay for Lightweights. Pork Magazine, March 2003, p. 33
  3. Johnston, M. Personal Communication. The Hanor Company, Franklin, Kentucky.
  4. Wood, Mike. Personal Communication. The Hanor Company, Battlesboro, North Carolina.
  5. Zijlstra, R.T., K.Y. Whang, R.A. Easter, and J. Odle. 1996. Effect of feeding a milk replacer to early-weaned pigs on growth, body composition, and small intestinal morphology, compared with suckled littermates. J. Anim. Sci. 74:2948-2959.

Los Porcicultores y su Entorno 65