Departamento de Investigación EvoBac”.
[email protected]
378 1420506.

La producción de carne de cerdo en México es de aproximadamente 1’291,000 t al año y en su mayoría se concentra en los estados de Jalisco, Sonora, Guanajuato, Puebla, Yucatán y Michoacán. Asociado a la producción de carne, la actividad porcina genera diariamente una cantidad importante de desechos en sus unidades de producción, principalmente estiércol, cuyo manejo representa un gran reto para los productores. Se ha reportado que la excreción fecal en cerdos puede ser de hasta 1.35 kg de material fresco por cada kg de materia seca ingerida, con un promedio de 25% de contenido de materia seca y alrededor de 70% de materia orgánica.

No obstante, la cantidad y composición del estiércol porcino dependerá de factores como el fin zootécnico, edad de los animales, tipo de alimentación y condiciones de confinamiento (Sánchez y González 2005). Las excretas pueden contener una cantidad significativa de compuestos bioquímicos con posibles aplicaciones, incluida la nutrición animal que favorecen el mantenimiento y proliferación de una importante carga de microorganismos propios de este tipo de residuos.

La microbiota del estiércol incluye diversas especies, principalmente de los géneros Escherichia, Enterococcus, Clostridium, Bacillus, Listeria, Salmonella, Campylobacter, algunos hongos y levaduras, e incluso algunos virus. La combinación de nutrientes y microorganismos en el estiércol porcino, además de su manejo deficiente, ha provocado que la producción de cerdos contribuya con hasta un 13% a la emisión de gases y compuestos de efecto invernadero (GyCEI) a nivel mundial (707,000 t de gases como CO2, CH4 y NO2) (Steinfeld et al., 2006, FAO 2013a, FAO 2013b, Philippe y Nicks 2015). En México se ha reportado que la actividad porcina genera alrededor de 16,000 t diarias de estiércol y la mayoría son arrojadas a tierras de cultivo, cauces de ríos y drenajes municipales (García et al., 2010), lo que contribuye a la contaminación de mantos acuíferos y otros recursos naturales.

Con el objetivo de mitigar el daño ambiental que puede provocar la excreta porcina, se han diseñado diferentes procesos, basado en el uso de microorganismos particularmente bacterias, actividades útiles para mitigar los efectos contaminantes de la actividad pecuaria particularmente la industria porcina.

Evobac empresa líder en el ámbito de reducción de la contaminación de aguas residuales de uso doméstico, industrial, marino, agropecuario, restaurantero, hotelero, textil, municipal, entre otros, como parte del compromiso como empresa socialmente responsable con visión futurista en concordancia con la vanguardia biotecnológica está desarrollado tecnologías alternativas eficientes y ecológicamente amigables con el ambiente y que están basadas en el uso de microorganismos particularmente bacterias obtenidas de fuentes naturales con capacidad de degradación de materia orgánica y descontaminación de los residuos de la actividad porcícola que contribuirá significativamente al manejo adecuado de estos residuos con beneficios ecológicos, económicos, normativos para los diferentes usuarios incluidos productores, consumidores y público en general.

Empresa EVOBAC