blankRedacción BM Editores.

La movilización de los pollitos de las incubadoras a las granjas es un procedimiento que requiere una atención especial, pues este ser vivo pequeño y sensible tiene un sistema de termorregulación inmaduro que no le permite un control completo de su temperatura corporal, lo que representa un riesgo para su supervivencia, aseguró la Licenciada en Veterinaria por la Facultad de Veterinaria, España, Marta Yerpes Ron.

Al participar en la XI Sesión y última de los Webinars del INCUBAFORUM, con la ponencia “Transporte Optimo de los Pollitos, de la Incubadora a la Granja”, la especialista en Avicultura Yerpes Ron, resaltó que los pollitos que sufren estrés térmico por frío tienen tres veces más probabilidades de morir durante la primera semana de vida.

La especialista destacó que el factor ambiente y la temperatura es muy importante para la vida del pollito, porque de esto depende que presenten diversas causas que puedan afectar su vida, como es la inconsciencia, jadeo extremo, fuertes vocalizaciones y alas abiertas, entre otras muchas condiciones adversas.

blankDe tal forma, dijo, que su movilización de las áreas de incubación a las granjas requiere una transportación especial, pues en situaciones de cambios bruscos de temperaturas en las cajas de movilización los pollitos busquen estar acurrucados, presentar vocalizaciones suaves o caídos y encorvados, lo que puede resultar en un impacto a la productividad al momento de ser entregados a las granjas receptoras.

Yerpes Ron, quien hizo también un Master en Bienestar Animal y un doctorado sobre la Mortalidad en la Primera Semana de Vida de los Pollos de Engorda, dijo que resulta de vital importancia registrar la temperatura efectiva del pollito al salir de la zona de incubación, pues es un parámetro que mide el impacto térmico del ambiente sobre el animal, es decir, mide la sensación térmica del animal y la respuesta de éste a esa condición.

Con este parámetro, muy útil, se puede estimar la ventilación y la refrigeración en el transporte que se deberá utilizar para la movilización de un ser vivo tan pequeño y sensible como el pollito.

La especialista dejó claro que los pollitos pueden perder calor por procesos de conducción, evaporación y radiación, lo que los enfrenta a condiciones severas que en ocasiones les produce la muerte.

Los pollitos, dijo, pasan en ocasiones por diversas temperaturas, las que se tienen en procesos de incubación, con condiciones ambientales controladas; la temperatura que se registra en las salas de nacimiento o expedición, que presentan condiciones ambientales menos controladas y la temperatura en el transporte de los pollitos a las granjas, con condiciones ambientales heterogéneas y en donde estos animalitos se exponen a condiciones de estrés y bienestar.

En el transporte, durante su movilización, los pollitos presentan condiciones de muerte visible u oculta, entendida la primera como la pérdida de vida a la llegada a la granja, y la segunda como pérdida de peso, depresión, impacto en el desarrollo del tracto digestivo, disminución de crecimiento y mortalidad efectiva a la primera semana de vida.

blankLos retos que enfrenta la movilización de los pollitos a la granja van desde las condiciones del viaje, como las horas, distancias, paradas y rutas, hasta las condiciones del camión, la capacidad de los choferes, las condiciones climatológicas durante el recorrido o las condiciones de las carreteras y la recepción en la granja.

El objetivo no es empeorar el pollito que se recoge en la sala de incubación, sino acabar con la forma obscura en el transporte de estos animalitos a las granjas, lo que impacta en la productividad de las empresas.

“De nada sirve haber hecho el trabajo en los procesos de incubación, si en la parte final, por maltrato se lleva a pollitos en mala calidad o en condiciones sanitarias adversas”, advirtió la especialista.

“La incubación es de los temas que menor información hay en el mercado, pero las tecnologías para la movilización de los pollitos a las granjas están muy avanzadas, pues hoy ya consideran temperaturas, zonas de ventilación y espacios para que estos animalitos lleguen a las granjas para su desarrollo en las mejores condiciones”, añadió.