Tendencia en la que debemos estar preparados

Dr. Reinaldo Cubíllos G.
Master en Sanidad y Producción Porcina
Universidad de Lerida, España
[email protected]

Desde que se publicó el REAL DECRETO 1135/2002 de bienestar porcino en la Comunidad Europea, ha tenido como objetivo “establecer las normas mínimas para la protección de los cerdos confinados para la cría y el engorde”. Esta normativa detalla una serie de requisitos que debe cumplir el productor desde la fase de reproducción, hasta el transporte del cerdo a matadero. Este decreto, no es el inicio de la legislación para el bienestar de los cerdos en Europa, pues a partir del año 1991, el consejo europeo adoptó una directiva para la protección de los cerdos, llamada Directiva 91/630/CEE, desde ese año se comienzan las primeras fuerzas para legislar el trato a los animales de producción. Esta fuerza legislativa en la ganadería no sólo está sucediendo en Europa, pues en algunos estados de USA, ya existen normativas para el bienestar animal en los cerdos, y muchos productores de los principales estados productivos, ven al bienestar animal como un desafío muy cercano y que está influenciado en gran medida por el consumidor, el cual cada vez es más exigente en la compra de carne.

Figura 1. Cerdas adaptadas a la normativa Europea de Bienestar Animal.

Muchos artículos o notas de prensa se centran en una sola perspectiva del bienestar animal, unos autores defienden el bienestar animal como un pilar fundamental para combatir el maltrato animal dentro de las granjas porcinas, mientras que otros autores están en contra de estas medidas, pues atribuyen que esta norma afecta la competitividad y rentabilidad de la producción de carne de cerdo. En el tiempo que llevo vinculado a la industria del cerdo español, a través del perfeccionamiento académico, me he dado cuenta de las ventajas y desventajas que impacta esta normativa al productor de cerdos. Para ser sincero, antes de llegar a Europa, mi postura al bienestar animal era al rechazo, no estaba abierto a enfrentar un debate, porque creía que estas normas no traerían un beneficio a la industria del cerdo, sin embargo, mi postura actual ha cambiado. No quiero centrar esta nota en una postura extrema, sino que me gustaría sugerir la forma en que deberíamos enfrentar este gran desafío en los próximos años, pues será una exigencia que llegará de forma irrevocable a nuestra región.

Es hora de que todos los países de Latinoamérica aboquen sus esfuerzos en tratar de homogenizar o igualar los procedimientos de manejo que poseen sus industrias de producción de cerdos, algunos países tienen una desigualdad muy alta en el trato que le dan a sus cerdos, es una realidad actual y un llamado de atención, a que como profesionales de esta región, debemos mejorar las normas de manejo. Quizás no sea necesario dictaminar normas que impacten drásticamente el flujo de ingresos de una empresa porcina, como ha sucedido en Europa, sino que debemos buscar alternativas baratas y que mejoren el bienestar del cerdo y la rentabilidad de la empresa.

Las medidas como establecer un nuevo diseño de instalaciones para gestación, en el cual se deben quitar las jaulas y rediseñar los galpones con corrales, no parecen ser las medidas necesarias para dar un primer paso en igualar el buen trato a los cerdos. En mi experiencia, he visto granjas con diseños de instalaciones convencionales que poseen estados corporales y conductuales de sus cerdas en excelentes condiciones, así como también en sus cerdos en las áreas de crecimiento y engorda. Lo anterior demuestra que no es necesario un rediseñamiento de instalaciones para tener cerdas alojadas en condiciones donde no se vea afectada su conducta o su estado de bienestar.

Los principales puntos que debemos asegurar en los cerdos, se resumen en 5 leyes o decretos supremos, los cuales se conocen como las 5 libertades. Las cuales son:

1. Libre de hambre y sed: brindar acceso de agua fresca y una alimentación balanceada que mantenga plena salud y vigor.

2. Libre de incomodidad: proveer un entorno adecuado y una zona de descanso confortable.

3. Libre de dolor, lesiones y enfermedades: prevención cuando sea posible y rápido diagnóstico y tratamiento cuando se producen lesiones o enfermedades.

4. Libertad de expresar un comportamiento normal: Proveer suficiente y adecuado espacio y la compañía e interés de otros cerdos.

5. Libre de temor y angustia: manejo de los animales libre de maltrato, condiciones ambientales constantes y ausencia de agresión por parte de otros cerdos.

Existen muchos puntos dentro de la producción de cerdos en la que podemos rediseñar los procedimientos operacionales para obtener un mejor bienestar de los animales. Así como muchos profesionales aprendemos de buenas escuelas de formación en producción porcina, no podemos olvidar que también los mismos cerdos nos enseñan a cómo debemos tratarlos, por ejemplo, una colectividad de cerdas en gestación, con una mala condición corporal, con pelo hirsuto y con una conducta deprimida, es una gran alarma para darnos cuenta de que algo está sucediendo y que algún manejo debemos cambiar o mejorar.

A continuación resumo los principales puntos donde podemos modificar o mejorar nuestras pautas de manejo y así aumentar el bienestar de los cerdos.

I. Fase de lactancia y gestación: En esta fase podemos abordar a la cerda o a los lechones.

a)    Cerdas lactantes: En las cerdas podemos comenzar por preocuparnos en que tengan un parto confortable. Un proceso de parto que posee a menor duración de tiempo (2 a 3 horas), indica que la cerda no tuvo problemas de distocia y per se menos dolores al puerperio. Existen una serie de productos farmacéuticos que ayudan que el parto sea menos doloroso y que las fibras musculares uterinas y del canal de parto se sincronicen de una forma eficaz. A medida que la cerda posee más partos en su vida reproductiva, más cuidados se deben aplicar para que ésta tenga un parto menos distócico. Además se ha reportado que lechones que nacen de partos cortos, poseen mayores ventajas para tener un gran rendimiento productivo en la maternidad.

b)    Cerdas gestantes: la cerda gestante es la que posee mayores normas para su alojamiento en la actual normativa europea, puesto que principalmente los consumidores ven al tipo de instalaciones donde se aloja como un lugar cruel para el animal, desde mi punto de vista, creo que si aseguramos las 5 libertades para la cerda, independiente donde esté alojada, ésta tendrá una conducta positiva, que también se reflejará en su condición corporal y fisiológica. En el caso de que una futura normativa llegue a nuestra región, existen diferentes alternativas para la adaptación y que se han hecho en Europa, muchos creen que deben construir nuevos pabellones de gestación e invertir grandes cantidades de dinero, pero no es así. A continuación se muestra una alternativa sencilla y que incurre en costos más bajos. Esta estrategia de diseño de instalación consta de no sacar las jaulas (ver figura 2), sino de abrir la parte trasera de la jaula en un numero especifico de cerdas (10 a 15), con el fin de que éstas transiten libremente dentro de un corral, si bien las dimensiones de espacio aumentan considerablemente, es una alternativa que evita la compra de aparatos de alimentación automática y la construcción de grandes corrales de gestación.

Figura 2. Corrales de gestación con jaulas largas adaptadas a la normativa de bienestar animal.

c)    Lechones: A los lechones durante el parto se puede evitar el corte de colmillos, sin embargo esta medida debe ser evaluada en cada granja, pues en no todas funciona la eliminación de este manejo.

La castración es otro manejo que debe evaluarse, actualmente existe opciones farmacéuticas que pueden aplicarse para eliminar el proceso de castración, sin embargo cada empresa debe realizar una evaluación técnico-económica de la aplicación de estos productos.

II. Destete

El destete es uno de los eventos más estresantes para el cerdo. Existen factores sociales, nutricionales y jerárquicos que pueden afectar el bienestar y el rendimiento productivo de los lechones al destete. A continuación daremos algunas sugerencias de manejo que pueden ser evaluadas en las empresas porcinas para mejorar las condiciones de bienestar y aumentar el rendimiento productivo.

a) Factor nutricional: El paso de una alimentación liquida a sólida, es unos de los factores más estresantes, así como también para la fisiología intestinal del lechón, por lo tanto la formulación del alimento debe ser con ingredientes de una alta calidad y los componentes nutricionales deben tener una proteína de alta digestibilidad, como lo es en la leche materna. La adición de prebióticos en la alimentación ayuda a que la fisiología intestinal no sufra desequilibrios que se pueden desencadenar en enfermedades digestivas.

b) Factor jerárquico: Las peleas durante el post-destete, son una de los grandes problemas en este periodo, pues afectan el consumo de alimento y el bienestar de los cerdos más débiles. Una de las medidas que han resultado y que disminuyen significativamente las peleas, es la adición de material de enriquecimiento, esto consta de objetos inertes que despiertan la curiosidad del cerdo (ver figura 3).

Figura 3. Lechones con material de enriquecimiento en los corrales

d)    Factor social: la separación del lechón con su madre genera un estrés al animal y sumado a los demás factores mencionados anteriormente, aumenta más la carga de estrés en el lechón. Para evitar esto, algunas granjas separan las madres de sus cerdos 1 a 2 días antes del destete, así los lechones permanecen en la jaula de parto y no reciben una carga tan alta de estrés de forma inmediata. Este manejo tiene que ser evaluado por cada empresa porcina, pues en no todas funciona y podría generar más problemas que beneficios.

III. Fase de recría y engorda: En esta fase podemos realizar una serie de manejos para disminuir el estrés de los animales. El principal es brindarle material de enriquecimiento a todos los corrales, es significativo el cambio que se produce en la conducta de los cerdos al agregar este tipo de “juguetes”. Uno de los puntos críticos del bienestar animal, es brindar a los cerdos una cantidad de espacio adecuado dentro del corral. Al inicio de la fase de engorda, los cerdos poseen una buena cantidad de espacio, sin embargo al final de esta fase, están con una alta densidad, a pesar que poseen las dimensiones correctas. Mi recomendación es que partir de los 140 días de edad, se comience a sacar los cerdos con mayor peso y que estén dentro de las condiciones para ser faenados, esto ayudará a que los demás cerdos del corral tengan más espacio, además se ha reportado en diversos estudios que el rendimiento productivo de los cerdos que quedan en el corral aumenta, al realizar este tipo de manejo.

IV. Transporte a matadero: el transporte de cerdos aún sigue siendo una incógnita y no existe una real comprensión de la importancia que posee esta fase en el rendimiento del cerdo, tanto en la calidad de su carne, cómo en las repercusiones económicas que influye en un mal transporte a matadero. En Europa y Norteamérica se está evaluando diferentes métodos de transporte y los resultados económicos que muestran en las empresas porcinas son muy diferentes y significativas, existiendo una alta desigualdad en los programas de carga, transporte y descarga. En la actualidad, algunos países de Latinoamérica ya están reformulando algunas pautas de transporte de cerdos, sin embargo aún existe mucho por trabajar y una de los principales necesidades es la capacitación de los profesionales responsables de la industria.

V. Otros aspectos para considerar

Es fundamental que todos los profesionales implicados en la industria del cerdo, nos centremos en los pequeños detalles que podamos tener en el día a día en la granja. Tenemos que hacernos algunas preguntas como por ejemplo ¿Qué hacer con las cerdas cojas? ¿Cómo podemos evitar la alta prevalencia de cojeras en cerdas? ¿Qué hacemos con los cerdos enfermos y que tienen bajo pronóstico de recuperación? ¿Cómo diseñamos un sistema de eutanasia? Para responder esta última pregunta, existen instrumentos muy útiles y baratos que ayudan al sacrificio rápido y coherente de animales enfermos, como lo es la pistola de sacrificio de ganado, esta herramienta debe ser usada por personal altamente capacitado (ver figura 4).

Figura 4. Pistola de sacrificio de ganado.

Como conclusión, esta nota no está para despertar una critica ante la evolución de la industria, sino para despertar e innovar en los desafíos que nos pone nuestra área de trabajo, y además abrir un debate de cómo podríamos enfrentar esta evolución.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno