Una Lesión: poliserositis

0
4387

Dos Causas: ¿H. parasuis o Mycoplasma hyorhinis?

Revisión por
MVZ Francisco Rosales Espinosa
Eco Animal Health de México; Servicios Técnicos – Aivlosin / Valosin. [email protected] [email protected]

El presente es una breve revisión bibliográfica consultando principalmente material publicado hace más de 25 años sobre 2 enfermedades que cursan con el desarrollo de poliserositis con el objetivo de resaltar el hecho de que no es nada nuevo ni un descubrimiento reciente, y que tanto Haemophilus parasuis como Mycoplasma hyorhinis pueden ser fácilmente confundidas en campo por una simple observación pos-mortem de poliserositis.

Mycoplasma hyorhinis causa poliserositis serofibrinosa, aguda y crónica, así como artritis en cerdos de 3 a 10 semanas de edad. Ocasionalmente afecta también a cerdos adultos- jóvenes cuando se introducen a un hato infectado. Las malas prácticas zootécnicas, u otras infecciones, predisponen a los animales a la enfermedad. Los animales afectados muestran el pelo áspero, dolor abdominal y cojera de intensidad variable. También se pueden observar signos de anorexia, tos y elevación moderada de la temperatura corporal. A la necropsia las membranas serosas están cubiertas de exudado serofibrinoso y, dependiendo del estado de la enfermedad, también pueden verse adherencias fibrosas. Las membranas sinoviales están engrosadas, de color amarillo e hiperémicas. El líquido sinovial está aumentado y su consistencia es serofibrinosa. A medida que la artritis avanza los cambios en la membrana sinovial son más intensos y se observa daño de las superficies articulares1

Este organismo (Mycoplasma hyorhinis) causa artritis e inflamación del revestimiento del pecho, de la cavidad abdominal y de la membrana que cubre al corazón. Además, a menudo también se ven afectadas las membranas que rodean los testículos de los cerdos machos. Los cerdos más comúnmente afectados son los que tienen peso de 15 a 60 libras. El porcicultor podrá observar cojera y una apariencia de desgaste, pero no habrá tos.

Ocasionalmente encontrará un cerdo que ha muerto de repente. El veterinario que practique un examen pos-mortem encontrará lesiones típicas alrededor de los pulmones, el corazón y en la cavidad abdominal2.

Se ha demostrado que son 2 especies de micoplasma los que causan artritis porcina; Mycoplasma hyosynoviae que ocasiona la artritis aguda en lechones de 10 semanas de edad y más, y Mycoplasma hyorhinis que ocasiona la poliserositis aguda y crónica, y artritis en lechones de 3 a 10 semanas de edad y ocasionalmente en cerdos adultos – jóvenes. Ambas especies pueden aislarse de las cavidades nasales, la garganta y los pulmones del cerdo, sin embargo, no se sabe si son la causa principal de la enfermedad en el tracto respiratorio. Pueden distinguirse del Mycoplasma hyopneumoniae, la causa de la pulmonía crónica del cerdo.

Mycoplasma hyorhinis es un habitante común de la cavidad nasal del cerdo y un invasor secundario, también común, en la pulmonía porcina. Produce, ocasionalmente, inflamación de las membranas serosas del cuerpo del cerdo y de las articulaciones. Las membranas serosas cubren el corazón, los pulmones, las vísceras abdominales y los testículos. La inflamación de estas membranas se llama poliserositis.

La enfermedad de M. hyorhinis aparece más frecuentemente en grupos de cerdos que ya tienen otras enfermedades, como pulmonía o enteritis, y en donde hay tensión considerable ocasionada por pobres condiciones ambientales o por un manejo deficiente. La condición puede aparecer en un hato reproductor de animales jóvenes, especialmente en la primera generación derivada quirúrgicamente cuando son sometidos a tensiones o son mezclados con generaciones convencionales o segundas de ganado SPF.

En la mayoría de los brotes de M. hyorhinis, la incidencia de la enfermedad clínica es baja, pero en algunos casos puede ser afectado hasta 25% de los cerdos. El índice de mortalidad generalmente es bajo.

M. hyorhinis es portado en la parte superior del tracto respiratorio de un pequeño porcentaje de los cerdos adultos. Lo más probable es que estos portadores lo transmitan a un número pequeño de lechones que sirven a su vez de diseminadores del organismo entre sus compañeros de corral. La mayoría de estos animales nunca muestran- signos clínicos de la enfermedad. Es bien sabido que M. hyorhinis es un invasor secundario común en la pulmonía iniciada por otros organismos y puede, bajo algunas circunstancias, ocasionar pulmonía en lechones3.

POLISEROSITIS.

La Poliserositis o Enfermedad de Glässer, es una condición de gran severidad causada por Haemophilus parasuis. Agente que es bastante difícil de aislar y mantener en cultivo, por lo que no se reporta con tanta regularidad.

I. Signos y Lesiones.

La Enfermedad de Glässer se presenta sobre todo en lechones, se caracteriza por la presentación súbita de una fiebre elevada, anorexia, disnea y extensión de la cabeza.

Puede haber tos y se presenta con regularidad una cojera, y las articulaciones se notan inflamadas. Muchos animales mueren a los 2 – 5 días y muestran una decoloración azul-rojiza en la piel. Los sobrevivientes muestran artritis crónica, meningitis y obstrucciones intestinales.

A la necropsia se observa pleuresía, pericarditis y peritonitis, y ocasionalmente neumonía. Hay inflamación de las articulaciones y el fluido se ve turbio con depósitos de fibrina verde-amarillenta. Se puede ver meningitis purulenta.

Una Lesión: poliserositis poliserositis 1
ILUSTRACIÓN 1. Colonias de Mycoplasma hyorhinis aisladas en México durante 20166.

II. Diagnóstico.

Se debe diferenciar de las artritis estreptococcícas y de poliserositis causada por Mycoplasma hyorhinis, lo que se puede lograr mediante una tinción de Gram del líquido sinovial.

III. Tratamiento y Control.

Ahora (2017) ya existen algunos inmunógenos comerciales contra este problema. El tratamiento con estreptomicina, tetraciclina y, ampicilinas y sulfonamidas parece ser eficaz4.

POLISEROSITIS EN LECHONES.

Algunas cepas de Mycoplasma hyorhinis son capaces de producir poliserositis. Típicamente los animales afectados son lechones de menos de 30 kilos, que muestran fiebre ligera. Pueden tener artritis y estirarse en posiciones raras. Los animales están delgados muestran pericarditis, pleuritis y peritonitis fibrinosa. Eventualmente se presentan adherencias de estas serosas, y se detecta la artritis, con hipertrofia de las membranas, erosión de los cartílagos articulares y presencia de abundante líquido serofibrinoso o serosanguinolento.

Se distingue de la poliserositis causada por Haemophilus parasuis en que en ésta última existe una fiebre marcada y mayor mortalidad. El diagnóstico final se hace por el aislamiento del agente.

No hay métodos adecuados de control y tratamiento, parece recomendable utilizar tetraciclinas o tilosina5.

En México Mycoplasma hyorhinis fue aislado de cerdos con problemas neumónicos e identificado en 1978. (Ciprián C., A., Ochoa U., G. y Pijoan A., C., 1978, Reunión Anual de Investigación en Medicina Veterinaria), y su importancia descrita en 2015 (Sibila, M., Ciprián, A., y cols., 2015, AMVEC). Por otra parte, en 2016 se reportó el aislamiento en México de Mycoplasma hyorhinis a partir de pulmón de cerdos con lesiones macroscópicas de poliserositis.

En cuanto al tratamiento actual, en 2013, se reportó la Concentración Mínima Inhibitoria de 39 cepas de Mycoplasma hyorhinis; 24 aisladas en Japón entre 1970 y 1984, 3 en Bélgica entre 2001 y 2007, y 12 cepas aisladas en Estados Unidos entre 2010 y 2011, utilizando como cepa de referencia la ATCC 23234. La mayoría de las cepas de M. hyorhinis fueron muy sensibles a la Tilvalosina (Aivlosin®); aproximadamente 92% de las cepas evaluadas fueron sensibles a concentración de 0.25 microgramos de Tilvalosina (Aivlosin®) / ml o aun menor, aunque un limitado número de cepas resistentes han sido aisladas en Estados Unidos7.

En este sentido, en 2016 se publicó un análisis de Concentración Mínima Inhibitoria 50 y 90 de cepas de campo aisladas en Corea del Sur; 12 de Mycoplasma hyopneumoniae y 12 de Mycoplasma hyorhinis contra 5 antibióticos diferentes (Tabla 1).

Una Lesión: poliserositis poliserositis 2
Jisung Jang, Kiju Kim, Soyeon Park, Bokyoung Park, Hyungmin Um, Marc Coulier, Tae-Wook Hahn Korean J Vet Res(2016) 56(2) : 109~111.

1. Manual de Métodos Estandarizados en Microbiología Veterinaria; Cottral E., George. Ediciones Científicas La Prensa Médica Mexicana, 1° edición en español 1986, de la edición en Inglés, 1978 por Cornell University. Capitulo 41; Mycoplasma, p. 413.

2. Compendio de la Industria Porcina; Servicio de Extensión Cooperativo, Universidad de Purdue, West Lafayette, Indiana; PIH-29. PULMONIA MICOPLASMATICA Y OTRAS ENFERMEDADES MICOPLASMATICAS EN EL CERDO; Hogg, Alex, Universidad de Nebraska; Switzer, William, Universidad del Estado de Iowa; Farrington, Daniel, Universidad del Estado de Iowa. Asociación Americana de la Soya; México, D. F.

3. Compendio de la Industria Porcina; Servicio de Extensión Cooperativo, Universidad de Purdue, West Lafayette, Indiana; PIH-36. ARTRITIS PORCINA; Ross, Richard, Universidad Estatal de Iowa; Bailey, James, Universidad Estatal de Dakota del Sur. Asociación Americana de la Soya; México, D. F.

4. Carlos Pijoan A., Ramiro Ramírez Necoechea; “haemophilus” en Diagnóstico de las Enfermedades del Cerdo; editado por Ramiro Ramírez Necoechea & Carlos Pijoan Aguade, Editorial México Cultural, 1982. p 518 – 519.

5. Carlos Pijoan A.; “micoplasmosis” en Diagnóstico de las Enfermedades del Cerdo; editado por Ramiro Ramírez Necoechea & Carlos Pijoan Aguade, Editorial México Cultural, 1982. p 530.

6. Rosales F, Sandoval V, Vega G, Chorne R, Ciprián A, Mendoza S; Mycoplasma hyorhinis; AISLAMIENTO EN MEXICO DE CERDOS CON POLISEROSITIS, congreso anual 2016 de la AMVEC.

7. D. Rosener; J. B. Tasker; C. D. Eliopoulos; E. M. Abbott; In vitro susceptibility of Japanese, European and North American recent and historical isolates of Mycoplasma spp from swine to tilvalosine (Aivlosin®). 2013 AASV annual meeting. P 213-214.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno Julio-Agosto 2017