ALEJANDRO ROMERO HERRERA
Correo: [email protected]

De acuerdo a un artículo escrito por David Schilling, “el conocimiento de la humanidad se duplica cada 13 meses, y gracias a la ayuda de internet la tendencia indica que esta duplicación llegue incluso cada 12 horas”.

Estamos entrando a una etapa donde los consumidores son protagonistas y hoy son ellos quienes educan a las marcas y les transmiten sus deseos y necesidades.

El internet nos permite actualmente conocer la realidad de nuestros clientes, sus gustos, preferencias, hábitos, hobbies, etc.; entonces, es responsabilidad de las marcas identificar estos comportamientos, organizar y filtrar esta información para estar en capacidad de ofrecer a cada individuo lo que está demandando, y hablo de cada individuo, ya que estamos ingresando a una era en la que los atributos más importantes para los consumidores van a ser la personalización, la confianza y la influencia.

Hasta hace poco hablábamos de las generaciones, según el año de nacimiento de las personas, hoy lo concentramos todo en una sola generación; La Generación C (la generación conectada). Con una penetración promedio en América Latina del 43%, en el uso de teléfonos inteligentes, en población de todas las edades. Por supuesto, los millennials y centennials lideran el uso de este tipo de plataformas, lo que nos permite llegar a conectarnos a un número representativo de la población. Para el año 2020, casi tres cuartas partes de la población en la región estarán compuestas por millennials y centennials.

En los próximos cinco años, sino es que menos, estaremos viviendo cambios significativos con el internet de las cosas, la realidad aumentada, la realidad virtual y los blockchains, entre otros, muchas de las empresas que hoy conocemos como líderes desaparecerán, a menos que se adapten a los rápidos cambios que el mercado está experimentando actualmente.

Todas estas nuevas tecnologías permitirán a los consumidores estar mejor informados y por ende serán mucho más selectivos y exigentes en cuanto a la selección de productos y servicios a adquirir.

En el caso de la producción de proteína animal, el uso y adopción de estas nuevas tecnologías será fundamental para lograr satisfacer la demanda de manera más eficiente y eficaz. Ya se está usando la realidad virtual para el diseño de granjas, sensores para medir el consumo de alimento, ganancia de peso diaria, niveles de amoniaco y temperatura; la tecnología del blockchain será fundamental para la trazabilidad y rastreabilidad, así como para evitar intermediarios y poder negociar directamente con compradores finales.

Otro de los aspectos fundamentales a considerar es la implementación de la Economía Circular. Se define como un sistema de producción restaurador o regenerativo, la energía proviene de fuentes renovables, se extingue el uso de químicos tóxicos y se busca la eliminación de residuos en los procesos productivos. Ya no se trata de producir más con menos, ya que producir más va a generar un mayor número de residuos y desechos. Se trata de dar un mejor uso y aprovechamiento a los residuos, con el fin de lograr un mayor aprovechamiento en producción, por ende, menos costos y mayor productividad.

Como lo dije anteriormente, es un momento crucial de cambio, con trascendentales consecuencias en la supervivencia empresarial y las organizaciones que no se adapten a estos nuevos paradigmas, tenderán a salir del mercado, mientras las restantes ganarán participación y crecimiento.

Para mayores informes comuníquese con:

ALEJANDRO ROMERO HERRERA
Director General Geolife Swiss México
[email protected]
Cel. +52 1 3321846682
www.geolife.com.mx

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno Enero-Febrero 2019

Empresa