Portada Porcicultura Artículos Comportamiento del lechón destetado y su bienestar

Comportamiento del lechón destetado y su bienestar

0

M. En C. Patricia Rolda Santiago
Posgrado en Ciencias de la Producción y de la Salud Animal FMVZ.
Universidad Nacional Autónoma de México

Dr. Daniel Mota Rojas
Fisiopatología del estrés y bienestar de los animales domésticos.
Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco.
dmota100@yahoo.com.mx

MVZ. Roberto Martínez Rodríguez
Director del Centro Porcino UNAM, CEIEPP, Jilotepec. Edo. México
robertom2001@yahoo.com.mx

Introducción

Durante el manejo y crianza de cerdos es importante considerar el comportamiento de los lechones cuando son separados de la cerda. La cría recién separada, se enfrenta a una serie de problemas por ejemplo; nuevos ambientes como son: instalaciones, falta de espacio, alimentación, al ruido, al calor, al frio, etc. Es bien sabido, que en condiciones comerciales, el destete es un hecho aislado que tiene lugar en un día específico, usualmente se lleva a cabo mediante la separación abrupta de la madre y sus lechones. Por lo tanto, el destete conduce a una intensa prueba de procesos de adaptación, debido a que existen diversos índices de comportamiento que indican que el bienestar de los lechones puede verse comprometido durante este periodo de adaptación intensa. En este sentido, para que un lechón sea destetado debe tener una buena vitalidad y esto se logra controlando diversos factores entre ellos su comportamiento. Así, el comportamiento animal está determinado en primera instancia por las características anátomo-funcionales de la especie por lo que se encuentra estrechamente relacionado con la capacidad funcional del sistema neuro-endocrino, los órganos de los sentidos y el sistema locomotor, que permitirán la supervivencia del lechón destetado.

Conducta Animal

La conducta o comportamiento es la manifestación externa de la satisfacción de una necesidad corporal o de una necesidad de la vida de relación del animal con su entorno ambiental y con los seres vivos que están presentes en él. La conducta de un individuo es parte de su fenotipo, es decir del conjunto de todas sus características morfológicas y fisiológicas, visibles o no, que son controladas por la relación genotipo– ambiente. En sentido general toda acción de conducta va encaminada a la satisfacción de una de las tres necesidades básica de la vida: alimentación, defensa y reproducción. El comportamiento básico de un animal es la forma general de conducta de todos los individuos de la misma especie que se hereda de generación en generación, por lo que se conceptúa como comportamiento innato, pero el animal puede adquirir con su experiencia de vida individual otras formas de conducta que le permiten mejorar su respuesta de adaptabilidad estableciéndose el denominado comportamiento de aprendizaje.

Comportamiento y Edad

El comportamiento de los lechones destetados precozmente (6 días) en comparación de los animales criados por su madre durante mayor tiempo, se caracteriza por un aumento de los sonidos emitidos durante los primeros días postdetete, una mayor inquietud, comporta- miento más agresivo y mayor tiempo dedicado al hociqueo abdominal, una mayor cohesión de las camadas y un incremento de los periodos de tiempo que los animales pasan bajo el foco de calor. La mayoría de estas modificaciones son todavía evidentes en el día 20. Sin embargo, en animales destetados a edades superiores se han observados estos comportamientos a intensidades diferentes. Por ejemplo, el hociqueo abdominal, que consiste en masajes recíprocos y en tandas de cabezazos y succión, se ha descrito de manera repetida en los lechones destetados y es un comportamiento que aparece con mayor frecuencia según decrece la edad al destete.

El hociqueo ventral se cree es una forma de masaje que los lechones ejercen sobre las mamas antes y después de un ciclo de amamantamiento. No obstante, al hecho de que este comportamiento aparezca de forma progresiva unos días tras el destete y después permanezca de forma estable, parece indicar que puede tener sus propios mecanismos psicobiológicos y varios autores piensan que puede ser el reflejo de una alteración debido a la falta de bienestar. Al igual que en el caso del hociqueo ventral, se ha observado que se produce un aumento de los comportamientos agresivos después del destete a medida que disminuye la edad. Esta agresividad es un componente normal del comportamiento del cerdo destetado, pero su máximo nivel de expresión en la fase posterior al destete temprano puede formar parte del mismo síndrome general psicobiológico indicativo de una reducción en el bienestar, junto con el hociqueo ventral y otros cambios en el comportamiento.

Comportamiento Agonístico

La tasa de supervivencia del lechón recién nacido depende en gran porcentaje, de que se establezca el ciclo de amamantamiento lo antes posible, lo cual viene condicionado por la capacidad de búsqueda de la mama, por la competencia y lucha con el resto de la camada. Las pautas de comportamiento del neonato van dirigidas fundamentalmente hacia la ingesta de calostro, asegurándose, además, una fuente de calor cerca de la madre. Con ello intenta prevenir la hipoglucemia y la hipertermia, responsables de un número muy elevado de muertes en las primeras horas de vida. Durante el destete la presencia de peleas entre lechones tiene como finalidad el restablecimiento de jerarquías y es uno de los comportamientos más evidentes, sin embargo este signo no es exclusivo del destete ya que la agresión puede ocurrir cada vez que el grupo social cambie.

Algunos de los efectos negativos al destete son: aumento de la agresión y de conductas redirigidas, sin embargo, implantar el enriquecimiento animal a través de una barrera física y colocando objetos dentro de las corraletas reducen dichas peleas, debido a que los lechones pueden dirigir comportamientos redirigidos a los objetos colgantes. Algunos autores señalan que el nivel jerárquico de los lechones aumenta las concentraciones de cortisol en plasma mostrando que los lechones sumisos exhiban niveles más elevados en comparación con los lechones con una jerarquía intermedia.

Sin embargo, existen una serie de medidas en los corrales de transición para minimizar el estrés social. En primer lugar, algunas medidas de manejo serían tratar de mezclar las camadas durante el atardecer, aportar suficiente espacio (de descanso y comedero) y mezclar preferentemente camadas con cierto grado de familiaridad (camadas contiguas en las salas de maternidad). Otro sistema consiste en crear grupos grandes (90 animales) en el momento de la transición, para después ir segregando grupos pequeños que pueden homogeneizarse según peso.

Después del destete, los lechones tienen la tendencia para estimular el consumo de ración, en la formación del grupo, que se quedará en un corral, se aconseja homogeneizar por sexo y peso, para disminuir el estrés del establecimiento del orden social. Sin embargo, otros autores mencionan que esta práctica puede ocasionar problemas no sólo de bienestar sino también de productividad. Otros autores mencionan además que la conducta agresiva implica un mayor gasto energético con el consiguiente empeoramiento del índice de conversión, además de una menor dedicación a conductas como la alimentación. Un estudio más recomienda reagrupar a los cerdos a las 8 semanas de edad pues se ha demostrado que es un estrés que los cerdos pueden superar.

Los lechones que son de la misma camada cuando están lactando no muestran ninguna forma de agresión. También se ha reportado que los lechones que fueron mezclados en el periodo de lactación con otras camadas establecieron un ambiente más familiar que cuando tienen contacto con otros lechones después del destete.

Vocalizaciones

La separación prematura de la madre siempre ha sido vista como causa de estrés en la mayoría de las especies animales, a menudo siendo manifestado con vocalizaciones prolongadas y por efectos en el comportamiento a largo plazo. Se ha explicado que las vocalizaciones son consecuencia de la frustración provocada por el cambio en la dieta debido a que los llamados pararán cuando los lechones comienzan a ingerir el nuevo alimento, en promedio 21 horas pos destete sin embargo los gruñidos y llamados fuertes son también atribuidos a la búsqueda de la cerda.

Además de la presencia de vocalizaciones otros comportamientos son igualmente importantes al destete para evaluar el grado de estrés al que están siendo sometidos los animales, encontraron que la edad al destete tiene un efecto sobre la aparición del comportamiento conocido como trompeteo del vientre presentándose este comportamiento más frecuentemente en lechones destetados a edades más tempranas y tiene como consecuencia un aumento en la aparición de lesiones.

Los lechones más afectados son los alojados individualmente. Asimismo también las condiciones ambientales influyen de manera directa, pues se ha reportado que las vocalizaciones aumentan significativamente cuando los lechones son aislados a temperaturas más bajas en comparación con aquellos que son aislados a temperaturas cercanas a los 30°C.

REFERENCIAS RECOMENDADAS

• Roldan-Santiago, P.; Martínez-Rodríguez R.; Yánez-Pizaña A.; Truji- llo-Ortega M.E. Sánchez-Hernández M.; Pérez-Pedraza E. and Mota- Rojas D. 2013. Stressor factors in the transport of weaned piglets: a review. Veterinarni Medicina, 58, 2013 (5): 241–251.

• Appleby M., Frase D. 1999. Responses of piglets to early separation from the sow. Applied Animal Behaviour Science. 63:4, 289–300.

• Mota-Rojas, D., Martinez-Burnes, J., Villanueva-Garcia, D., Roldan- Santiago, P., Trujillo-Ortega, M.E., Orozco-Gregorio, H., Bonilla-Jaime, H., Lopez-Mayagoitia, A., 2012. Animal welfare in the newborn piglet: a review. Vet. Med-Czech. 57, 338-349.

• Bohnenkamp, A., Traulsen, I., Meyer, C., Mueller, K., Krieter, J. 2013. Comparison of growth performance and agonistic interaction in weaned piglets of different weight classes from farrowing systems with group or single housing. Animal, 7:2; 309-315.

Artículo publicado en Los Porcicultores y su Entorno

SIN COMENTARIOS