RODRIGO CISOTO RIBEIRO.
Correo: [email protected]

RESUMEN

La industria avícola moderna, ha sufrido muchos cambios y éstos se encuentran en áreas tales como la genética, la nutrición, el ambiente y el manejo. Sin embargo, el enfoque de la industria siempre ha sido el máximo desempeño de pollo, con el aumento de peso y la mejora de la conversión alimenticia, con el principal objetivo: LUCRO.

En particular, las reproductoras tienen que desempeñar el papel de doble propósito, producir grandes cantidades de huevos de buena calidad y lleva a su descendencia la mejor ganancia de peso y conversión alimenticia.

Estas inversiones de mejoramiento genético han hecho las reproductoras más susceptibles a errores en el manejo, la nutrición, la salud y el ambiente. Debido a este factor realmente vemos una gran variabilidad en el rendimiento de las reproductoras, como los picos de producción que van desde 80% hasta 90%.

En este breve resumen, centraremos el trabajo en los manejos de la reproductora Ross, enumerando los puntos principales que, en los últimos años han sido muy recomendadas en la tentativa de minimizar pérdidas de producción como:

  • Galpones oscuros para el levante de reproductoras. 
  • La búsqueda por la máxima uniformidad.
  • Tamaño y peso de las aves.
  • La mejor conformación del “fleshing”.
  • Edad adecuada para el estímulo de luz.

GALPONES OSCUROS

Actualmente con los galpones oscuros en levante, hay el mayor control sobre las aves, conseguimos mantener la buena uniformidad con menos trabajo. También se controla muy bien la madurez sexual de las aves.

Otras ventajas son la mejora de viabilidad en crianza (hasta un 2%) y un menor consumo de alimento en esta fase, con una reducción media del 10%.

UNIFORMIDAD

Cuando hablamos de uniformidad debemos mirar desde los primeros días de vida. Reproductoras que llegan a la granja y son alojadas de acuerdo con la identificación de las cajas de viaje y posteriormente se separan por tamaño corporal a partir del 2do – 3er día, tienen una mejor uniformidad antes de la primera selección en peso.

Otro punto importante en esta fase es evaluar el peso a los 28 días. Como ejemplo la línea Ross tiene un peso estándar de 450 gramos a los 28 días, es importante evitar que el peso promedio de la parva- da no sea demasiado en esta edad, parvadas con el peso promedio con más de 10% de la meta tienen una peor uniformidad, y aves muy grandes en la fase final del levante, causando un aumento en la ingesta de alimentos y el empeoramiento de la viabilidad a lo largo de la vida productiva del ave.

Evaluación del control del peso corporal es un dato muy importante para el trabajo en la granja, pero no es el único elemento de control. La gran mayoría de las empresas, simplemente, calcula y evalúa la uniformidad de una parvada sólo por la uniformidad de peso corporal obtenido. Una correcta evaluación de la uniformidad se compone de un conjunto de parámetros tales como el peso corporal, el tamaño corporal, la masa de conformación músculo pectoral (“fleshing”), coeficiente de variación (CV ) y la madurez sexual. La evaluación de la uniformidad de este conjunto de factores que se llama «La uniformidad de la condición corporal”.

Manejo alimentario es otro factor que se relaciona directamente con el mantenimiento de la uniformidad. Siendo lo más importante el espacio del comedero que es particularmente crítico para las aves después de la semana 12. La recomendación es 15 cm de espacio por ave. Cuando este espacio se reduce o aumenta, la alimentación es desigual y en pocos días nota esas diferencias entre aves en el tamaño corporal, conformación, emplume y madurez sexual.

Aun hablando de manejo alimentario, el tiempo de consumo de comida es un factor importante para la uniformidad de la parvada, lo ideal es un consumo de alimento por lo mínimo 45 a 50 minutos. Hay técnicas de manejo, como programas de ayuno (alimento diario, 6×1, 5×2 ó 4×3), que ayudan en mantener un tiempo de consumo extendido, generando una mejor uniformidad en la alimentación de las aves.

Una herramienta muy utilizada para mantener la uniformidad durante el levante es la selección por peso y conformación de la canal. En las observaciones de campo, los mejores desempeños reproductivos, son cuando hicieron de 4 a 5 selecciones de peso durante el levante (4a semana, 8a sem, 12a sem y 16a sem. para 4 selecciones o 1a semana, 5a sem, 9a sem, 13a sem y 17a sem para 5 selecciones). En estas selecciones la parvada debe ser dividida en categorías de peso, 4 ó 5 categorías, mientras que el volumen de las aves en cada categoría debe estar cerca (ejemplo: pesadas con 20%, promedias con 30%, promedia ligeras con 30% y ligeras con 20%). No se recomienda trabajar con una categoría de peso con más del 40% de la parvada. Para ayudar a mantener una buena uniformidad, se sugiere trabajar con rangos de peso en cada clase como:

  • 5a sem – 40 a 60 g.
  • 10a sem – 60 a 80 g.
  • 15a sem – 80 a 100 g.

Una gran sugerencia para la obtención de uniformidad de la canal es realizar selecciones sólo dentro de las categorías de peso. En la primera selección (4a sem), las aves son divididas en categorías (pesada, promedia y ligera), y son depositadas en casetas distintas, en las próximas selecciones sólo se trabaja dentro de la categoría de peso. Este manejo maximiza la uniformidad de la canal y la madurez sexual de la parvada.

CONFORMACIÓN DEL “FLESHING” Y RESERVA DE GRASA

La conformación de la masa muscular, por lo general llamado «fleshing», varía con la edad del lote, en una forma de «V» a las 15 semanas de edad a una forma de «U» a las 23 semanas.

La evaluación del “fleshing” comienza después de las primeras selecciones, ofreciendo volúmenes estándar de alimento para las aves más pesadas, evitando así grandes diferencias entre el suministro de alimentos para las aves pesadas y ligeras. El uso de bajo volumen del alimento para las hembras pesadas contribuye para pérdida de la uniformidad.

Para la formación perfecta de la masa muscular, la recomendación de manejo alimentario de la semana 15 a 23, debe ser en incrementos de alimento mayor de la semana 15 a 19 (+4, +6, +8, +10, +8) e incrementos menores de 20 a 24 (+6, +4, +3, +3, +3). No se debe oscilar la alimentación en esta etapa, las aves necesitan esta entrada de nutrientes de manera constante como lo están con un rápido aumento de peso debido al aumento de la masa muscular y el rápido desarrollo de los órganos reproductivos.

Un manejo que ayuda en la uniformidad de “fleshing”, se llama selección por la masa muscular pectoral, o simplemente selección por “fleshing”, que debe producirse entre las semanas 18 y 19. Esta constituye de la separación de hembras de la misma categoría de peso, separando hembras con la pechuga más llena de hembras con la pechuga más flaca débil, en la mayoría de los casos incrementos de alimentación no son necesarios, excepto si la diferencia es demasiado grande.

Este criterio de alimentación contribuye no sólo a la formación de “fleshing”, pero también es muy importante en la formación de la reserva de grasa. Actualmente el mejoramiento genético, en la búsqueda de más carne y menos grasa para pollo de engorde, tiene una generación de gallinas con más “dificultad” de acúmulo de grasa en el periodo de crianza, pero esa reserva de grasa tiene una gran importancia en la producción de huevos, principalmente en la persistencia.

El objetivo es que la semana 23, más del 90% de las hembras presenten pecho en forma de «U» lleno y la reserva de grasa alrededor de 1,8%.

ESTÍMULO DE LA LUZ

La edad apropiada para el estímulo de la luz es la que proporciona el inicio de la producción a la edad esperada, 5% de la producción en el medio de la semana 25. En la actualidad esta edad es entre 22 y 23 semanas (150-161 días), dependiendo de la ubicación de la granja y época del año. La edad ideal debe basarse en la historia de su propia granja.

La uniformidad de la madurez sexual es esencial para obtener un buen pico y la producción persistente. Lotes con baja uniformidad en la madurez sexual al comienzo de la producción mostraron un crecimiento lento en la postura de huevos y por lo general no alcanzan el pico de producción esperado.

NUTRICIÓN

La intención no es hablar acerca de la nutrición, sino para mostrar lo que se utiliza en las empresas con el mejor desempeño reproductivo. Durante los primeros 28 días, fase muy importante para el desempeño futuro de la parvada, buscando un desarrollo adecuado del esqueleto, el sistema gastrointestinal, cardiovascular e inmune. Para ello, se adoptarán los niveles de mayor energía y proteína (2900-2950 Kcal y 19 – 20% PC).

En la siguiente fase de levante, el objetivo es mantener la uniformidad de la parvada, la adopción de un buen programa de ayuno (5×2 y 6×1) asociado con niveles más bajos de la energía (2650 a 2750 kcal) y proteínas (15%) es fundamental. Hay muchos trabajos que tienen un consumo óptimo acumulado a las 22 semanas (antes del estímulo de la luz) de la energía y de proteínas (26.000 Kcal y 1430 g PC), pero lo más importante no es el volumen acumulado, más si la distribución a lo largo de la crianza siguiendo los estándares de las líneas.

La dieta de la producción es otro punto importante, ya que esto debería dar a las hembras un aumento de peso y producción de huevos adecuada y el mantenimiento de una buena viabilidad durante la fase de producción. Teniendo en cuenta la demanda de energía en el inicio de la producción (465 kcal/ave/día en el pico de consumo) y el uso de una dieta con 2850 kcal/kg y 15% de PC y el suministro de 163 g/ave/ día de consumo de 24,5 g de proteína/día ha resultado en picos de producción excelentes y buen tamaño inicial de los huevos.

En la tabla 1 se muestra referencia nutricional de Aviagen, para reproductoras en climas cálidos:

Tabla 1. Sugerencias Nutricionales Especificaciones de PS – Clima Cálido.

Unidad

Inicio

Crecimiento

Pre Crianza

Crianza 1

Crianza 2

Crianza 3

Machos

Duración (Semanas)

Semanas

0-4

5-21

22-5%

5%-35

36-50

51-65

26-65

Proteína Cruda

%

19.5

15

15

15.0

14.0

13.0

12.5

Energía Metabolizable

Kcal/kg

2950

2700

2800

2850

2850

2850

2850

Acido Linoléico

%

1.8

2.0

2.0

2.0

Calcio

%

1

0.90

1.3-1.5

3.2

3.4

3.6

0.80

Fósforo (Promedio)

%

0.45

0.42

0.350

0.38

0.36

0.34

0.340

Lysina Digestible

%

1.00

0.66

0.58

0.64

0.60

0.56

0.43

Met+Cys Digestible

%

0.78

0.55

0.52

0.56

0.51

0.45

0.38

Treonina Digestible

%

0.77

0.49

0.48

0.47

0.44

0.41

0.31

Triptofano Digestible

%

0.176

0.15

0.13

0.15

0.14

0.13

0.10

Sodio Min.

%

0.20

0.25

0.18

0.18

0.18

0.18

0.16

Cloro

%

0.28

0.34

0.22- 0.25

0.20- 0.22

0.20- 0.22

0.20- 0.22

0.20- 0.22

Potasio*

%

0-90

0.65

0.65

0.85

0.80

0.80

0.75

CONCLUSIÓN

Con el mejoramiento genético se centró en el aumento de peso y la conversión alimenticia, las reproductoras son cada vez más pesadas, que requieren más atención del manejo diario para mantener las tasas de producción en los niveles ideales.

Las informaciones actuales del campo, muestran un largo rango de la producción de huevos y nacimientos, con datos excelente, superiores el 90% de producción y 92% de nacimiento por muchas semanas y otros con datos malos que no alcanzan el 80% del pico de producción de huevos.

Como hemos visto, hay numerosos factores que contribuyen para la gran oscilación de la producción de las reproductoras. Muchos de los factores son relacionados con las aves (hembras y machos), otros con la nutrición, con el ambiente y con la salud. Pero un buen manejo es el gran diferencial.

Artículo publicado en Los Avicultores y su Entorno Junio-Julio 2019

Empresa Aviagen